David de la Cruz vivió una jornada más tranquila que las anteriores en el Giro d’Italia. El de Sabadell se está encontrando mejor estos últimos días y espera mostrar un bien nivel en las próximas jornadas, que serán las que acabarán perfilando esta carrera. Como era de esperar, la victoria de etapa se resolvió al sprint y Sam Bennett (Bora – Hansgrohe) ha sido el más fuerte. Sin embargo, Betancur (Movistar Team) y Mohoric (Bahrain Merida) no se lo pusieron fácil a los hombres rápidos. El dúo, después de atacar en los kilómetros finales, fueron cazados a pocos metros para la llegada bajo la lluvia. De la Cruz, está preparado y motivado para los próximos días:

“Está claro que hoy ha sido una etapa más tranquila que las anteriores, excepto el final. Mañana en teoría será otra etapa para el sprint antes de afrontar el fin de semana que ya tendremos las primeras etapas de montaña de verdad. Hasta ahora no hemos tenido etapas con puertos encadenados, y este fin de semana si que veremos etapas así. Para nosotros esas jornadas serán claves, en especial la del Zoncolan. Es todo un señor puerto y será interesante para ver cómo estamos.

Viendo todo el terreno que queda por delante uno tiene la sensación que hasta ahora el Giro ha sido duro por la velocidad que hemos llevado pero parece que aún lo duro de verdad está por venir y se concentrará todo a los últimos días. Creo que allí se harán las diferencias de verdad y espero que a nosotros nos favorezca para poder adelantar posiciones con Chris. A nivel personal me he sentido mejor estos últimos días y espero poder mostrarlo en la parte decisiva de la carrera”.