David de la Cruz fue protagonista en un Mundial que se llevó Peter Sagan (Eslovaquia) por tercera vez consecutiva. El sabadellense atacó a 66 kilómetros de meta en Salmon Hill, el tramo más duro del recorrido, y se juntó con un grupo de 8 corredores en cabeza de carrera. Sin embargo, por detrás no dejaron que el movimiento cogiera grandes diferencias y la jornada se resolvió al sprint. Sagan demostró de nuevo ser el más rápido y se impuso a Kristoff (Noruega) y Matthews (Australia), que completaron el podio.

A nivel colectivo está claro que no podemos estar contentos porque teníamos la intención de conseguir un mejor resultado. A nivel personal, sabía que si quería hacer una buena carrera tenía que estar atento a los cortes y así fue. Cuando arranqué en la subida me pareció que era un buen grupo porque había corredores de selecciones fuertes pero el recorrido era para hombres rápidos y así quedó reflejado en el podio.

Creo que hay que quedarse con la experiencia de cara a próximos Mundiales que nos favorecerán más y para coger ritmo para las próximas carreras”.

David de la Cruz cerrará la temporada en Italia compitiendo en la Milán-Turín y en el Giro de Lombardía.