David de la Cruz vivió una jornada muy dura en París-Niza. La etapa reina de la prueba gala estuvo caracterizada por la lluvia y el frío, que añadieron más dureza al recorrido. De la Cruz y Henao se cortaron tras la Côte de Villars-Sur-Var, el antepenúltimo puerto de la jornada, y eso les hizo llegar bastante cansados al final de la jornada.

Simon Yates (Mitchelton-Scott) se llevó la etapa y el liderato en un desenlace realmente duro. Por su parte, tras un gran trabajo en los últimos kilómetros, De la Cruz entró a 2:19″ del británico mientras que Henao lo hizo a 46″.

Tras la inesperada baja de Poels en la jornada de ayer, la general se le complicó al Team Sky. Sin embargo, Henao, que ya ganó la pasada edición de la prueba, pasó a ser la principal baza del conjunto británico. Pero la jornada no salió redonda y Henao y De la Cruz se quedaron cortados tras el descenso del antepenúltimo puerto de la jornada.

“Allí nos tocó gastar mucho para volver a enganchar con cabeza de carrera. Llegamos algo tocados al último puerto. Al final traté de endurecer la carrera para Henao y luego ya hasta meta. Seguiremos peleando”.

En el último puerto, Kreuziger (Mitchelton-Scott) fue el primero en cambiar el ritmo hasta reducir el pelotón en pocas unidades. Yates saltó e Ion Izagirre (Bahrain-Merida) salió con él. De la Cruz, con la intención de ayudar a Henao, pasó al frente del grupo de los favoritos para reducir las diferencias con la cabeza de carrera. El de Sabadell acabó de romper el grupo y completó la etapa a su ritmo.

Mañana se disputará la última jornada de esta París-Niza. Una última jornada que le trae muy buenos recuerdos al de Sabadell, donde el año pasado se impuso a Alberto Contador en las calles de Niza. La general para el conjunto británica está complicada, pero en los últimos años la carrera se ha decidido en la última etapa. Puede pasar de todo.

Clasificaciones: